www.thetermis_clan.es.tl
  Call of Duty: World at War
 


 
Género: Acción
Fecha de salida: 14-11-2008
Plataforma: PS3
Desarrolla: Treyarch
Productora: Activision
Distribuye: Activision
Manual: Castellano
Idioma: Castellano
Voces: Castellano
Soporte: Blu-Ray
Multijugador: Si
Recomendado: 18+
Precio: 69,95€
Web oficial: Disponible
 
Call of Duty: World at War

 publicado el 16-11-2008
Tipo de artículo: Análisis
Sistema: PS3
 

 

Seguro que muchos os fijaréis con lupa en el estudio que está detrás de cada nueva entrega de Call of Duty. Y seguro que el nombre Infinity Ward os ofrece más garantías que Treyarch, pero la verdad es que empezaréis a ver con diferentes ojos a Treyarch tras haber jugado a Call of Duty: World at War, pues esta vez SÍ que han conseguido desarrollar un gran título.


La Segunda Guerra Mundial…de nuevo

Muchos recordaréis que Call of Duty 4 supuso un antes y un después dentro de la saga debido a su enorme calidad, el genial modo multijugador y el cambio de ambientación hacia un conflicto del Siglo XXI, dejando de lado la Segunda Guerra Mundial. En esta ocasión, veremos que CoD: World at War vuelve a basarse en la Gran Guerra. Puede que muchos lo consideren un error porque les gustaba más la anterior ambientación o puede que sea, simplemente, porque estén saturados de juegos basados en la Segunda Guerra Mundial, pero la verdad es que una vez que os pongáis a jugar poco os importará. Digo esto porque el juego consigue transmitir muy buenas sensaciones y sigue resultando tan tremendamente adictivo, emocionante e intenso como lo fue la entrega del pasado año.

Desde un punto de vista argumental, vemos que World at War sigue el mismo esquema que trazó Infinity Ward trazó en la anterior entrega, y es que se nos contarán las historias de dos diferentes soldados de diferentes países, para que nos hagamos una idea de los diferentes conflictos que hay por el mundo. Así, las misiones de uno y otro se entrelazan en el guión con éxito, mientras vamos avanzando por los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.

Por un lado tenemos al soldado Miller, que sirve al ejército americano y que se verá envuelto en el conflicto japonés, teniendo que luchar “fuera de casa” contra un rival agazapado que le pondrá en muchos apuros. Por otra parte, tenemos a Dimitri Petrenko, un moribundo soldado ruso que se convierte en la imagen de la heroicidad del ejército rojo gracias a su vital participación en Stalingrado y el posterior avance de las tropas rusas hasta llegar a Berlín.

Las situaciones que nos encontraremos en Call of Duty: World at War son sencillamente geniales y las ha habido que me recordaron a Call of Duty 4. A modo de ejemplo diré que hay una fase para francotirador por Stalingrado que me recordó en algo a la fase en Chernobyl. Eso sí, esta nueva entrega ofrece muy buenas y nuevas situaciones que mantendrán el ritmo de la partida siempre por las nubes.

Además, también hay que tener en cuenta que el argumento lleva algo más de peso que en Call of Duty 4, a la vez que se aprecia una mayor empatía hacia los protagonistas. También me gustaría recalcar que antes de cada misión se nos pondrán pequeños vídeos que explicarán la maniobra que se va a llevar a cabo con una presentación muy cuidada, aunque el hecho de que algunos datos estén sin traducir le resta algo de interés.


Jugabilidad

El modo campaña para un jugador de Call of Duty: World at War destaca por ser trepidante, emocionante y por estar muy bien planteado, pues el ritmo de la partida siempre está marcado por el propio juego, y esto es un gran acierto. Me explico, todo parece estudiado a la perfección para que se produzca tal y como quiere el juego, y esto hace que disfrutemos como enanos. Puede que muchos vean aquí un problema, pues les gustaría tener una mayor libertad de acción, pero la verdad es que Call of Duty: World at War no es el clásico corre-pasillos, ya que nos ofrece unos escenarios abiertos donde poder flanquear o atacar desde diferentes puntos para conseguir nuestro objetivo.

Una vez que ha quedado claro que Call of Duty: World at War triunfa gracias al patrón al que nos somete durante la aventura, me gustaría tratar algunas de las diferente situaciones que me encontré a lo largo de la aventura y que, a fin de cuentas, es uno de los aspectos vitales de todo FPS que se precie. Como decía, existen dos campañas, la del soldado americano y la del soldado ruso, y la verdad, es que se aprecian diferencias importantes entre ellas. Para empezar porque el comportamiento de los enemigos (japoneses y alemanes) es muy diferente entre sí y para continuar, porque el juego nos propone situaciones muy variadas para cada uno.

Así, notaremos que Miller y Petrenko no son unos soldados “todo-terreno” que se defienden con cualquier tipo de arma. Digo esto porque las misiones de Miller conllevan un mayor uso de ametralladoras, lanzallamas y combate cuerpo a cuerpo debido a lo correosos y pegadizos que son los enemigos japoneses. Sin embargo, la campaña europea es algo distinta, pues Petrenko parece tener en el rifle de francotirador a su gran amigo. Eso sí,

los enemigos dejarán caer sus armas, y nosotros podremos utilizar las que queramos, y es que el juego no nos obliga a manejarnos con un reducido número de armas.

De hecho, vemos que aunque el arsenal no es tan atractivo como la tecnología del Siglo XXI que tenía Call of Duty 4 con esas miras telescópicas tan precisas, cumple con nota. Así, tendremos varios tipos de pistolas disponibles, ametralladoras como el BAR, el Tipo 100, rifles como el M1 Garand, la carabina M1A1, la escopeta M1897, el rifle arisaka, etc. De este último, que he dicho que tendrá buena parte del ejército japonés, hay que destacar que existe una versión con bayoneta, con la que nos atacarán lanzando un ataque banzai, al que habrá que responder rápidamente, pues con una estocada moriremos. Eso sí, en el forcejeo durante el ataque banzai, si pulsamos el botón R3 en el momento justo podremos deshacernos de tan pegajoso enemigo.

Dentro del arsenal también tendremos a nuestra disposición el lanzallamas, que es sumamente efectivo para sacar a los enemigos de sus escondrijos o quemar las praderas más frondosas para acabar con los enemigos que se escondan en ellas. Lo malo del lanzallamas es que se muestra como un arma demasiado efectiva que acaba casi con cualquiera en pocos segundos. Si a esto le sumamos que tiene una carga infinita, queda claro lo abusivo que resulta su uso.

A lo largo del modo campaña, nos toparemos con pequeñas fases que rompen la monotonía al tener que controlar un tanque o manejar las diferentes torretas que hay en un avión. Así, mientras la fase del tanque muestra un gran aspecto y demuestra el gran poderío ofensivo que tiene este vehículo, la fase del avión no termina por convencer, pues el juego siempre nos dirá a qué torreta tenemos que ir para seguir matando enemigos. No tendremos más que preocuparnos de apuntar bien, como si de un arcade de pistola se tratase. Es una lástima, pues esta fase no resulta tan atractiva como el resto y podría haber dado mucho más de sí.

Sin embargo, durante la fase del tanque tendremos que acabar con una buena cantidad de tanques rivales o puestos elevados donde los enemigos nos acribillarán con artillería pesada. No resulta ser uno de los puntos más culminantes de la aventura, pero ofrecen más contenido y variedad a la campaña.

Un tema bastante peliagudo que tuvo que ver con Call of Duty 4 era el fenómeno de las “oleadas de enemigos” que no paraban de surgir de un punto desconocido y que nos obligaba a permanecer en medio de un asedio durante un buen rato hasta poder abrir brecha en la defensa enemiga para ir ganando posiciones.

Está claro que es un recurso hecho a propósito para que el avance resulte más costoso y se ve algo parecido en este Call of Duty: World at War. Eso sí, se ha corregido algo, y es que si decidimos ir para atrás, los enemigos seguirán “atrincherados” donde los habíamos dejado, y es que las oleadas de enemigos parecen algo más discretas en esta nueva entrega.

Ya por último, me gustaría tratar otros aspectos como la IA o el control. Aquellos que jugaron al anterior disfrutarán de un control muy similar en el que tanto el apuntado como el manejo de nuestro protagonista son muy buenos y cómodos. Además, la mirilla de las diferentes armas está muy bien conseguida, sobre todo si activamos el zoom con el botón L1.

Por otra parte, la IA funciona muy bien y no se cortan a la hora de utilizar los ataques cuerpo a cuerpo si están cerca de nosotros. Además, en los dos niveles de dificultad más elevados, nos encontraremos frente a un reto difícil de superar.

Ya por último hablaré de la duración del modo campaña. Creo recordar que Call of Duty 4 me había durado unas 5-6 horas, y he de decir que este Call of Duty: World at War me ha venido a durar más o menos lo mismo. Eso sí, todo depende de la forma de jugar de cada uno, pues yo decidí ir siempre a tumba abierta y apuntando a todo lo que veía que venía enfrente mío. Además, lo jugué de cabo a rabo en el segundo nivel de dificultad, el cual puede que sea algo bajo para un jugador experimentado de FPS, y esto también provoca que la duración sea algo más escasa. En fin, que con un nivel de dificultad bien ajustado para cada tipo de jugador, Call of Duty: World at War nos puede llegar a durar unas 7 horas. Está claro que no es mucho, pero la verdad es que consigue transmitir muchas (y muy buenas) sensaciones a lo largo de toda la campaña. Además, muy pocos son los momentos de “relleno” que otros juegos incorporan para alargar la duración de la campaña, lo cual también ayuda a conseguir ese toque tan frenético y trepidante.

Una vez que terminéis el modo campaña, Call of Duty: World at War nos ofrece mucho más, pues además de las fenomenales opciones multijugador, también se desbloquea el modo de Zombis Nazis. Este consiste en un pequeño nivel en el que estaremos encerrados en una casa mientras tenemos que resistir al asedio de los zombis. El objetivo es resistir el mayor número de oleadas, a la vez que vamos comprnado armas con los puntos que consigamos al matar a los citados zombis o, incluso, reconstruir las tablas de madera que mantienen alejados a estos feroces enemigos de las diferentes puertas y ventanas que tiene la casa.

Multijugador

Este es el otro gran punto que Call of Duty: World at War tiene a su favor. Para empezar, podremos jugar al cooperativo con otras tres personas más (offline y online) a casi toda la aventura.

Así, hay unas cuantas fases que no aparecerán en el cooperativo, pero es debido a temas del guión, pues no me imagino el jaleo que pueden hacer cuatro tíos en una misión de supervivencia en Stalingrado con rifles francotiradores. Por otra parte, el juego escala muy bien en lo referente al número de enemigos.

Si el cooperativo os sabe a poco, que seguro que no porque es puro vicio, también podéis recurrir al genial multiplayer que incluye, que se inspira mucho en lo que vimos en Call of Duty 4. Así, ofrece un conjunto de opciones de partida muy parecidas, con algún que otro tipo de partida nuevo que viene a ampliar aún más las posibilidades de este título.

El sistema de experiencia sigue estando vigente e incluso se ha retocado para presentar más novedades a los fans de Call of Duty 4… pero quizá la mayor inclusión de todas es la de los vehículos, y es que podremos manejar tanques en ciertos mapas, que suelen ser de un tamaño bastante considerable.

Por otra parte, continúa habiendo diferentes tipos de soldado, que se irán desbloqueando al subir de nivel, y también continúa habiendo diferentes habilidades o ataques especiales tras haber matado a cierto número de enemigos.

En relación a la experiencia jugable, he de decir que se convertirá en todo un éxito en la red tal como fue Call of Duty 4, porque el desarrollo es fluido, sin que haya tirones ni problemas gráficos de importancia. Además, ya es muy popular en la red y creo que dicha popularidad le durará bastante.


Gráficos

El aspecto gráfico de Call of Duty: World at War es muy bueno, aunque lo que más me ha gustado es el aspecto de los escenarios. En particular me ha encantado cómo luce la campaña europea, pues el diseño y cuidado con el que se han creado los escenarios de Stalingrado y Berlín están muy conseguidos. Por otra parte, los niveles desarrollados en Japón quizá no sean tan espectaculares, aunque siguen ofreciendo un nivel de detalle muy elevado y trabajado. Lástima que algunas texturas que forman parte de los escenarios no sean tan detalladas como nos habría gustado.

Los personajes cuentan con un modelado bastante conseguido, y las caras de los personajes principales cuentan con un buen detalle. Además, las animaciones están muy cuidadas y como único defecto al modelado de los personajes se me ocurre el del antialiasing, que podría haber estado mejor trabajado.

Por último, he de alabar el gran labor que han hecho con los efectos gráficos que incluye Call of Duty: World at War, que se sitúa a la par de CoD 4. Observaremos unas explosiones preciosas y muy realistas, al igual que también veremos unos geniales efectos de partículas en el humo, fuego y el polvo. Pero lo mejor de todo es que esta calidad gráfica no se verá resentida en el modo online.


Música/Sonido

La banda sonora muestra un buen nivel y ambienta a la perfección lo que ocurre en pantalla. Además, presenta un buen número de efectos de sonido muy bien trabajados que nos hace pensar que, realmente, estamos inmersos en este conflicto bélico.

Con respecto a las voces, se nota que han contratado a buenos actores de doblaje, pues interpretan las líneas con acierto y con los diferentes acentos muy conseguidos. Eso sí, algunas líneas de diálogo se pierden entre el estruendo que causa la feroz guerra.


Edición Española

Voces, manual y textos de pantalla en castellano. Especial mención para la calidad de las voces, puesto que realizan un trabajo notable y muy convincente.


Conclusión

Call of Duty: World at War se destapa como un gran sucesor de Call of Duty 4, pues recoge, punto por punto, todos los pilares del juego de Infinity Ward y lo potencia con una campaña trepidante y mejor hilada, además de ofrecer un interesante modo cooperativo que añade mucha “salsa” al desarrollo. Así pues, estamos frente a otro gran FPS que os entretendrá durante muchas horas gracias a las opciones multijugador. No penséis que es otro juego más de la Segunda Guerra Mundial, pues se coloca por delante de muchos de los juegos ambientados en dicho conflicto.


Lo mejor: El modo campaña es sumamente atractivo y adictivo. El modo cooperativo. El modo Zombis Nazis. Las opciones multijugador son tremendamente atractivas y mejoran el original gracias a la inclusión de vehículos y nuevos tipos de partida. Sigue siendo tan tremendamente adictivo, emocionante e intenso como el año pasado.

Lo peor: El concepto de juego es muy similar a Call of Duty 4. El modo campaña se hace algo corto.


Historia: 9
Gráficos: 9
Música/Sonido: 9
Jugabilidad: 9
Edición Española: 9
Multijugador: 9

 

 

Alternativas:






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=