www.thetermis_clan.es.tl
  Warhawk
 

 

Pocos se acordaban ya de Warhawk, un entrañable “matamarcianos” que acompañó a la consola más veterana de Sony en sus primeros meses de vida. Tras más de 10 años sin conocer secuela, Incognito decidió recuperar la franquicia para sorpresa de los más nostálgicos. El resultado es un juego radicalmente distinto a su antecesor, pero con un resultado igual de notable.


Una resurrección por todo lo alto


Los jeeps son cosa de dos

No hay muchos títulos que puedan presumir de haber sobrevivido con éxito a un desarrollo tan complicado y accidentado como el que nos ocupa. Los chicos de Incognito han hecho frente a continuos problemas de producción: retrasos, reestructuraciones en el estudio y finalmente la polémica decisión de abandonar el modo campaña para centrarse en el multijugador. Poco queda en el actual Warhawk de la idea original, ya que finalmente no es una secuela directa como estaba planeado. No encontraréis batallas aéreas de proporciones épicas en este nuevo Warhawk, pero sí una de las mejores experiencias multijugador que podemos encontrar en consola actualmente.


Jugabilidad

Warhawk nos sitúa, sin ninguna explicación, en medio de una encarnizada guerra entre los Eucadians y los Chernovans. Con la única excepción del modo deathmatch todos contra todos, los modos de juego se basan en el enfrentamiento de estos dos bandos, con hasta 16 jugadores en cada equipo, así que la cooperación entre compañeros es un factor muy importante para alzarse con la victoria.

El esqueleto de la jugabilidad es tan básico como infalible: matar y evitar ser matado. Para ello podemos hacer uso de los cazas que le dan nombre al juego, de tanques, jeeps, torretas antiaéreas o simplemente ir a pecho descubierto y metralleta en mano. Cada vehículo tiene un esquema de control distinto, lo que complica un poco la curva de aprendizaje. Pero una vez dominados los controles se agradece esta decisión, porque hacen que la experiencia de juego sea totalmente distinta para cada método de desplazamiento. Además, los vehículos se pueden usar de manera cooperativa, aumentando así la diversión. Por ejemplo, pueden haber hasta tres jugadores en un mismo jeep y, mientras uno conduce, otro maneja la ametralladora. En los tanques podemos llevar a un compañero en la escotilla, como apoyo. Más divertido todavía, si se dispone de la suficiente habilidad con los aviones, es dejar que varios compañeros se suban a la carrocería para luego dejarlos caer por sorpresa sobre la base enemiga. Es difícil que funcione, pero las risas están aseguradas.


Siempre tendrás a alguien pisándote los talones

En cuanto al manejo con el Sixaxis, después de todo ha quedado en una función anecdótica. Es cierto que el vuelo de los Warhawks con el sensor de inclinación es muy bueno y responde aceptablemente, pero en un juego tan frenético no hay lugar para florituras. La pérdida de precisión a cambio de una mayor inmersión se paga con la muerte (repetidas veces). Aún así, es una opción bienvenida y es decisión del jugador usarla o no.


Multijugador

Como hemos comentado anteriormente, Warhawk es únicamente multijugador. Esto significa que no hay ningún tipo de modo campaña, aunque sí se permite el juego local, donde pueden jugar hasta cuatro jugadores por pantalla partida. Es una buena manera de dar los primeros pasos, pero está claro que la salsa es el online.
Una opción muy interesante es que hasta cuatro amigos pueden unirse a una partida en red en cualquier momento de manera local. Es tan sencillo como encender un segundo mando, presionar Start y la pantalla se partirá, con nuestros compañeros listos para dar guerra. Esta opción no está disponible en las competiciones puntuables, ya que podría poner en peligro el juego limpio.
Otro detalle importante es la posibilidad de crear partidas desde la propia consola, sin tener que recurrir obligatoriamente a los servidores oficiales de Sony. Como es de suponer, no obtendremos una conexión tan buena de este modo, pero los paranoicos de los cierres de servidores vivirán más tranquilos con esta opción.


Las torretas son la peor pesadilla de los Warhawks

La cantidad de modos de juego es bastante amplia. Se pueden clasificar en deathmatch, capturar la bandera y conquista de zonas, pero cada tipo tiene diversas modalidades y variaciones. Por ejemplo, hay tres clases de deathmatch: todos contra todos, por equipos y sólo combate aéreo.
Un detalle que destacar es que el juego escoge el tipo de mapa idóneo para cada partida, en función del modo de juego y número de jugadores. De este modo nos encontraremos siempre con un campo de batalla ideal, ni demasiado grande ni demasiado pequeño. En total hay cinco escenarios con cinco tipos distintos de mapa, lo que hace un total de veinticinco.
El diseño de los mapas es realmente bueno, con una orografía muy cuidada. Ofrecen multitud de opciones estratégicas y jamás llegan a cansar, aunque nos los conozcamos de memoria.

Un añadido que aumenta la adicción son los rangos y trofeos. En función de los logros en las partidas puntuables (marcadas en la lista de partidas con un icono de una copa), el jugador va obteniendo diversas medallas y condecoraciones. Llegados a cierto nivel se subirá de rango, desbloqueando así nuevas opciones de personalización. El número de ropas y accesorios es bastante amplio, así que resulta difícil encontrar a dos jugadores iguales.


Gráficos


No podía faltar el inevitable francotirador

El diseño artístico de Warhawk es bastante curioso. Todos los elementos tienen un aspecto desenfadado, similar al mundo de los muñecos G.I. Joe. Nos encontramos con personajes con pies y brazos enormes, que resultan bastante cómicos. Los vehículos siguen también esta línea y parecen montones de chatarra recién traídos del desguace.
En general, el diseño artístico intenta aportar algo de frescura a la trillada ambientación bélica y se consigue crear un estilo visual propio.

En cuanto a lo técnico, no hay demasiado que comentar. Las estructuras y las unidades transmiten una gran solidez, pero se llevan la palma el mar y el cielo, que lucen realmente bien. Sobre todo las nubes volumétricas son dignas de elogio, y además cumplen con la función estratégica de permitir ocultarse tras ellas.

Gráficamente nos encontramos ante un título vistoso, de buena factura técnica, pero tampoco especialmente destacable. Para tratarse de un juego enfocado al online está realmente bien, pero palidece si lo comparamos con otros títulos recientes más convencionales.


Música/Sonido

Lo primero que aparece en pantalla, antes incluso que el logotipo de Incognito, es el sello de THX. Este detalle sirve para ilustrar el mimo puesto en el audio. Los efectos suenan con contundencia y son coherentes con la línea desenfadada marcada por el diseño artístico, sin ningún interés por resultar realistas.
El efecto multicanal es muy satisfactorio y los que posean un buen equipo de sonido disfrutarán de la ventaja de saber de dónde viene cada disparo.


¡Zas! En toda la boca!

La música no es menos. Las composiciones son de gran calidad y le vienen como anillo al dedo a la acción. Lamentablemente, la banda sonora sólo hace acto de presencia en el menú y en los últimos minutos de las partidas, para enfatizar el dramatismo de una victoria aplastante o una remontada a última hora. La idea funciona y cumple con su propósito de subir la moral en los últimos momentos, pero se echa en falta algo de fondo musical durante el resto de la batalla.

El detalle más negativo del apartado sonoro es la distorsión que sufre en ocasiones la comunicación por voz. Da la sensación de que el audio está demasiado comprimido y suena con un efecto de “walkie talkie” que, aunque está acorde con la ambientación bélica-retro del juego, no favorece demasiado al entendimiento. Desde luego es posible comprender lo que te dicen, pero hay bastante margen de mejora.


Edición Española

Actualmente hay dos versiones distintas de Warhawk. Por un lado tenemos la versión digital, descargable desde la PlayStation Store a un precio de 29,99 euros. También existe una edición física por 59,95 euros que incluye el juego en formato Blu-ray junto a un headset bluetooth de la marca Jabra. Ambas opciones son exactamente iguales, por lo que la decisión queda sujeta a las necesidades del jugador. Mejor precio y la comodidad de no usar disco, frente a un buen headset y disponer de una copia tangible del juego.


Piruetas, la mejor forma de zafarse del enemigo

Un dato de interés es que en la búsqueda de partidas podemos restringir el idioma. No es una opción determinante, ya que Warhawk no es un juego especialmente táctico. No obstante, algunos jugadores podrían querer evitarse el desconcierto de recibir instrucciones estratégicas en francés. Aunque, eso sí, se perderían el espectáculo de escuchar maldecir al alemán de turno, que siempre tiene su gracia.


Conclusión

En apenas un par de meses Warhawk ha conseguido arrebatarle el trono de la PlayStation Network a Resistance: Fall of Man. Sin duda, se trata actualmente del título estrella de la plataforma online de Sony y una de las propuestas más atractivas del actual catálogo de PlayStation 3.

Como habéis podido leer, hay muchas razones por las que Warhawk es tan bueno. Su secreto se resume en que se trata de uno de esos juegos sencillos pero condenadamente adictivos. De esos que te pones para llenar diez minutos muertos y cuando te quieres dar cuenta han pasado tres horas, has perdido el autobús y tu novia te ha dado plantón.


Lo mejor: Jugabilidad variada y directa, pero con muchas posibilidades, mapas de excelente diseño y armamento bien equilibrado.

Lo peor: Más mapas y un modo offline con bots habrían mejorado lo presente.


Gráficos: 8
Música/Sonido: 8
Jugabilidad: 9
Edición Española: 8





Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=