www.thetermis_clan.es.tl
  Call of Duty: Modern Warfare 2
 
 

Call of Duty: Modern Warfare 2
Género: Acción 
Fecha de salida: 10-11-2009
Plataforma: PS3 
Desarrolla: Infinity Ward 
Productora: Activision 
Distribuye: Activision 
Manual: Castellano 
Idioma: Castellano 
Voces: Castellano
Soporte: Blu-Ray 
Multijugador: Si 
Recomendado: 18+ 
Precio: 69,95€ 
Web oficial: Disponible
 


 publicado el 10/11/09  18:30
Tipo de artículo: Análisis 
Sistema: PS3 
 

 

La guerra es uno de esos momentos en los que el ser humano, en toda su expresión y en toda su esencia animal, es capaz de hacer lo mejor y lo peor, es capaz de ofrecer su cara más humana, sensible, compañera, siendo capaz de entregar su vida por otro humano y, a su vez, es capaz de ofrecer ese lado salvaje, despiadado, sin escrúpulos, brutal y sanguinario. Con la saga Call of Duty pasa lo mismo, se da este mismo binomio. Tenemos por un lado las entregas desarrolladas por Infinty Ward, inspiradas, apasionadas, acertadas y rozando la excelencia; mientras que por otro lado tenemos las notables entregas de Treyarch, correctas, continuistas, sin grandes alardes, pero siempre un pasito por detrás de las maravillosas montañas rusas de emociones que nos proponen los chicos de Infinity Ward.


El regreso de Infinity Ward

De todas las grandes novedades que se han ido implementando con el paso de los años y de las entregas en Call of Duty, la que mejor le ha sentado a la saga ha sido la del cambio de ambientación.

El teatro de operaciones de la Segunda Guerra Mundial, es muy prolífico pero a su vez está muy manido, sin contar que es de sobra conocido por los usuarios. Además de que plantea un curioso problema, y es que al estar encorsetado por los anclajes de la Historia, no permite una gran libertad al desarrollador para que explote su fantasía y así mostrar situaciones impresionantes y a su vez “increíbles”. En cambio, este giro en la ambientación no sólo supuso un soplo de aire fresco a la saga, la cual atesoraba grandes títulos, pero a su vez empezaba a verse lastrada por ofrecer siempre las mismas misiones, los mismos lugares y situaciones similares.

Ahora nos encontramos en un conflicto ficticio, esto no quiere que sea inverosímil, ya que se apuesta por buscar el realismo en todo lo que se nos muestra en pantalla, ya que es este realismo el que atrapa al jugador, puesto que a pesar de que todo lo que se nos muestra es ficción, está presentado de tal forma que resulta sumamente creíble.

A todo esto hay que añadirle que al no estar capados, los desarrolladores, por una serie de circunstancias y datos históricos que hay que respetar con rigor, les permite ofrecer y realizar una serie de situaciones y virguerías que son el alma y la esencia de Call of Duty: Modern Warfare 2.

La historia que nos plantea Modern Warfare 2 continúa allí donde acaba su primera parte, por lo que todos los que jugasteis a su primera entrega conoceréis a muchos de los personajes que se nos presentan y muchas de las situaciones que se mentan a lo largo del juego.

En esta segunda parte controlaremos a un Marine norteamericano y a un soldado del grupo Task Force 141, una división secreta de la CIA encargada del trabajo más sucio. Ambos personajes se irán turnando, desgranando un guión lo suficientemente atractivo como para hacernos seguir jugando, viendo cuál será la siguiente pieza sacrificada en esta particular partida de ajedrez. Como podéis intuir, las misiones con el Marine americano son las más “bélicas”, sin tregua, y poco sutiles; mientas que las misiones de la división de la CIA, son siempre más pausadas, más tranquilas… aunque todo se acaba desmadrando, en ambas. Esta dualidad permite a Infinty Ward narrar la misma historia desde dos puntos de vista distintos, pudiendo ofrecernos así dos formas distintas de ver la guerra, una más salvaje, pasional, brutal; y otra más plana, lejana, efectiva.

Los eventos narrados cuentan con la suficiente profundidad para implicar al jugador, aunque es cierto que éste no quedará atrapado por lo profundo de sus personajes, ni de sus ambiciones, sino por el cómo cuentan lo que sucede, siendo la puesta en escena el verdadero protagonista del argumento. Aún así, hay un par o tres de sorpresas durante el desarrollo de la historia que terminan por tejer un tapiz, sin duda, interesante.


Jugabilidad. Un apartado de virtudes

Call of Duty: Modern Warfare 2 es un compendio de situaciones jugables impresionantes, impactantes e “inverosímiles”. Es la suma de estos adjetivos lo que mejor define a Modern Warfare 2. La primera parte ofrecía una montaña rusa de emociones, pero es en esta segunda parte donde Infinty Ward ha conseguido subir más aún el listón, añadiendo un par de rampas y de loopings a su montaña rusa particular. Ofreciendo un espectáculo que, a día de hoy, ningún shooter en primera persona es capaz de mostrar.

Obviamente, para llegar a este nivel de impacto jugable hay que utilizar una serie de herramientas y de trucos que permitan controlar todo lo que ocurre en pantalla, puesto que a pesar de que todo lo que vemos en pantalla puede mostrar el caos y el desorden de un conflicto bélico, todo está sumamente controlado, minutado y minuciosamente pensado, sin dejar un solo cabo al azar, o suelto. Nada en Modern Warfare 2 ocurre fruto de la providencia.

El primero de estos trucos es que, a pesar de lo que se nos prometió, los escenarios siguen siendo bastante lineales y cerrados. Aunque hay que hacer honor a la verdad y decir que son más amplios en su concepción, ofreciendo al jugador, en contadas ocasiones, la posibilidad de afrontar una situación de dos formas distintas. Con esto consiguen que el usuario pase justo por donde los desarrolladores quieren, que vea lo que ellos quieren y, en menor medida, que haga lo que ellos quieren. Tu libertad está coartada y manipulada… sí, pero a su vez, es tal el despliegue de efectos, de situaciones, de adrenalina y de emoción que es difícil achacar algo negativo a estas decisiones.

Otro de estos pequeños trucos es el famoso, temido y criticado “respawning” o reaparición de los enemigos de forma continuada hasta que el jugador realice una acción necesaria para activar el resorte que acabe con el respawning. En Modern Warfare 2 hay respawning, pero en muchísima menor medida que en su primera entrega, hay contados momentos en que por la epicidad del momento, el dramatismo mostrado, requieren de este pequeño truco para hacer funcionar la secuencia, ya que si no quedaría estéril e incluso pueril.

Y finalmente nos queda hablar de la IA scriptada de los enemigos, esta inteligencia artificial en que todo está programado y perfectamente controlado para que siempre actúen de forma similar ante un patrón de movimiento o de ataque particular. Es una IA simplona y sencilla que nunca sorprenderá al jugador, pero muy efectiva en este tipo de juegos en los que lo que prima es la espectacularidad de lo narrado, el conjunto del contexto junto con la visión única e intransferible del jugador. La IA enemiga no realizará ningún alarde que nos haga pensar que se comportan como auténticos seres humanos, pero sí que llevan a cabo las tácticas necesarias y esperables en títulos de corte similar, es decir, intentan flanquearte, te lanzan granadas, cargan contra ti y demás acciones. Podemos decir que cumple con lo que se puede esperar.

 

Tenemos pues un coctel interesante con unos ingredientes más que buenos, pero para que alcance esa cota de sabores asombrosos e inexplicables falta un último condimento, el aditivo final, el ingrediente secreto… la variedad. Si en Uncharted 2 hablábamos del dinamismo como caballo ganador, aquí tenemos que hablar de la variedad, pues es tal la diferenciación de situaciones que nos propondrá el título a nivel general, como en cada misión a nivel particular, que sin duda termina por sorprender. Asaltarás una estación petrolífera para rescatar a unos rehenes, evacuarás a un VIP de un restaurante de comida rápida mientras la ciudad se va al garete, combatirás a tus enemigos en una tormenta eléctrica con una cortina de agua que no te deja ver más allá de dos metros, una ventisca de nieve será tu mejor aliada en una misión en Rusia y así hasta 7 horas de acción trepidante. Cada misión es una pequeña atracción hacia unas emociones intensas, hacia un estallido de adrenalina sin parangón; siempre sabes cómo comienzan, pero nunca sabes cómo van a acabar, en cualquier momento se produce una vicisitud que cambia radicalmente tu situación, siendo estos momentos los realmente memorables, los que quedarán irremediablemente grabados en la memoria de todos los jugadores. Por su intensidad, por su emoción, por lo fascinante de lo mostrado y por lo variado de su propuesta.

El diseño de las armas y la fidelidad de estas con la realidad no es tan pasmosa y enfermiza como en un Arma II, pero sí es cierto que cuenta con una balística acorde a los tiempos que corren; por no contar con el amplio y variado arsenal de armas con el que contamos.

En cuanto al sistema de control poco podemos contar que no conozcáis cualquiera que juegue a juegos de acción en primera persona en consolas, o que conozca la saga. Se mantienen los mismos controles, por lo que será poner las manos en el pad y comenzar a pegar tiros… ¡y cuidado con el fuego amigo!


Multijugador. O la esencia de Modern Warfare 2

Podríamos cerrar el análisis hablando sólo del modo Campaña, pero no seríamos justos con Modern Warfare 2. Es cierto que el modo singleplayer es apasionante y emocionante como pocos, completamente recomendable para todo el mundo, puesto que va más allá de un simple tutorial para la madre del cordero, el alma del juego, o lo que es lo mismo, el modo multijugador.

Nos encontramos sin duda ante uno de los modos multiplayer más importantes del momento, el único que puede plantar cara al sempiterno Halo.

Los modos de juego son similares a los de la anterior entrega o a los de otros juegos de corte similar, Deathmatch, Deathmatch por equipos, modo Hardcore, Captura la Bandera, Free For All, Demolición y Buscar y Destruir. Al igual que pasaba en la anterior entrega comenzaremos con el rango más básico, pudiendo seleccionar las armas básicas; según matemos a enemigos iremos ganando puntos que nos permitirán acceder a clases nuevas, a más armas, e incluso nos permitirá confeccionar nuestra propia clase.

Más allá de estos datos conocidos de sobra por los jugones empedernidos de Call of Duty, Modern Warfare 2 incorpora dos novedades interesantes. La primera de todas es la inclusión de un modo en tercera persona, para partidas 3rd person team deathmatch y cage match 3rd person, unos modos de juego novedos, pero anecdóticos, que todos probaremos, pero que personalmente no han terminado de engancharme, pues creo firmemente que la filosofía de Call of Duty es disfrutarlo en primera persona.

La última de las novedades, pero no por ello menos importante es la incorporación del cooperativo en el modo de juego Operaciones Especiales. Mucha gente se llevó las manos a la cabeza cuando se confirmó que el modo campaña no contaría con un modo cooperativo, aunque se presentó este modo alternativo, el cual permite a dos personas, de forma online o local, disfrutar de 23 misiones independientes de la historia, pero con el mismo nivel de dramatismo e intensidad. Cada misión está englobada en un grupo Alpha, Bravo, Charlie y Delta; pudiendo ser jugada en tres niveles de dificultad distintos. Sin lugar a dudas el sustituto perfecto al modo cooperativo de la Campaña.


Gráficos

A nivel gráfico no estamos ante uno de los apartados técnicos más imponentes del año, puesto que el trabajo realizado por Guerrilla en Killzone 2, o por Naughty Dog en Uncharted 2, es netamente superior. De todos modos, nos encontramos ante un apartado sobresaliente, e inteligente, capaz de aprovechar todos los recursos de un motor gráfico que no es un monstruo, pero que muestra una cantidad de efectos de forma realmente contundente, pues es esta la mejor palabra que lo define, junto con sólido.

Los escenarios muestran una muy buena cantidad de detalles, aunque algunas texturas son borrosas y bastante planas, pero aún así el conjunto muestra un empaque sublime, con unos escenarios variados e inteligentemente diseñados.

El grado de detalle de los enemigos es muy bueno, y logra evitar el efecto clon, haciéndonos creer que luchamos contra distintos enemigos, aunque estos terminan por parecerse, las animaciones son sobresalientes, y es aquí donde Infinity Ward ha puesto toda la carne en el asador al saber el resto de limitaciones gráficas. Pero no sólo las animaciones logran paliar estos defectillos, sino que un elenco de efectos visuales, tales como las explosiones, la visión borrosa, los brutales efectos de partículas, polvo y humo, destacando las chispas y las cenizas desprendidas por el fuego.

La paleta de colores es muy acertada, apostando por el realismo en todos sus tonos, sin abusar del color para no saturar la imagen. Siendo para un servidor un espectáculo sin igual ver el Capitolio norteamericano brillar por el fuego en la noche cerrada, rota por los destellos y las deflagraciones de la guerra.


Música y Sonido

El apartado sonoro lleva todo lo visto en juegos basados en ambientes bélicos a otro nivel. Cada sonido está perfectamente implementado, cada efecto de una explosión, de un disparo está perfectamente estudiado para evitar una orgía de cacofonías que al final termina por molestar. No hay saturación en ninguno de los canales, los graves suenan potentes, retumbando de forma contundente y explícita. Cada arma, cada grito, cada helicóptero o vehículo cuenta con gran cantidad de sonidos diferentes que dotan de vida a un juego ya de por sí espectacular.

Pero este apartado no sería del todo redondo si no llega a ser por las tremendas composiciones musicales de Hans Zimmer, autor de la BSO de Black Hawk Derribado, La delgada línea roja, Piratas del Caribe y otras grandes superproducciones. Es tal la pasión y el talento trasmitido en el score musical que este fluye y se mezcla con el resto del título de forma tan magistral que no se puede concebir sin su música; música que lo creáis o no, no busca ser la protagonista de la escena, sino que convierte a la escena y a lo que ocurre en ella en protagonista gracias a su presencia. Un trabajo magistral, con unos valores de producción al alcance de grandes producciones cinematográficas.


Edición Española

Modern Warfare 2 nos llega completamente doblado y traducido al castellano, con un trabajo en la interpretación casi sobresaliente. Y decimos casi porque algunas interpretaciones dejan bastante que desear, pues no muestran el énfasis necesario en según qué situaciones. De todos modos, pocas veces logran romper el clímax y logran pasar bastante desapercibidos. Aún así, es un buen momento para que Activision apueste por un doblaje más profesional si cabe, pues terminaría de redondear un título que roza la perfección.


Conclusión

Call of Duty: Modern Warfare 2 supera con creces todas las expectativas, llevando un pasito más allá lo visto en su primera entrega. Está claro que Infinity Ward le tiene cogida la talla a la saga, y sabe ofrecer lo que el público demanda, introduciendo las dosis necesarias de novedad, para demostrar que no hace falta romperse mucho la cabeza cuando tienes entre manos algo que funciona y muy bien. Ellos creen en lo que hacen, lo hacen con inteligencia, explotan sus virtudes y nos ofrecen un espectáculo sin igual en el género.

Modern Warfare 2 es emoción, dramatismo, adrenalina, momentos épicos, pero sobretodo es divertido, adictivamente divertido.

Nota del autor: Si bien es cierto que en HardGame2.com no calificamos con medios puntos, un asunto que estamos discutiendo seriamente en la redacción, he creído conveniente puntuarlo con un 9,5 por varios factores. No es un juego perfecto, no es un juego que merezca un 10 porque le falta esa chispa y esa pizca de innovación, pero es el MEJOR juego de la saga, muy superior a Call of Duty: World at War y mejor que Call of Duty 4: Modern Warfare. Además de que es el mejor ejemplo de cómo desarrollar un título con unos valores de producción al alcance de muy pocos estudios, y cómo llevar una fórmula tan manida y explotada un pasito más allá, en un género trillado de clones. Un 9 se quedaba corto y no era justo, por tanto la mejor nota es sin duda el 9,5; aunque como siempre decimos, guiaros más por el texto que por una nota que no deja de ser un simple número.

Lo mejor: La ambientación, la variedad de situaciones planteadas, es una montaña rusa de sensaciones, el dramatismo de algunos momentos, en Veterano es impagable, sonoramente está a otro nivel, Hans Zimmer deja su huella, el multijugador es impagable

Lo peor: Algo corto (no más de 8 horas), no aporta nada nuevo, el doblaje podía estar mejor realizado.

Historia: 8
Gráficos: 9
Música/Sonido: 10
Jugabilidad: 9
Edición Española: 8
Multijugador: 9

 

  


Alternativas:


 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=