www.thetermis_clan.es.tl
  Dead Space
 


 
Género: Acción
Fecha de salida: 24-10-2008
Plataforma: PS3
Desarrolla: EA Redwood Shores
Productora: Electronic Arts
Distribuye: Electronic Arts
Manual: Castellano
Idioma: Castellano
Voces: Castellano
Soporte: Blu-Ray
Multijugador: No
Recomendado: 18+
Precio: 69,95€
Web oficial: Disponible
 
Dead Space

 publicado el 25-10-2008
Tipo de artículo: Análisis
Sistema: PS3
 

 

Los amantes del terror quedarán muy satisfechos de su encuentro con Dead Space, pues nos recuerda lo que es pasar miedo de verdad frente a una pantalla. Bienvenidos, por tanto, a esta aventura espacial donde los sustos y los escalofríos están a la vuelta de cualquier esquina.


Twinkle, Twinkle Little Star…

La toma de contacto con Dead Space ya nos hace presagiar los “malos” momentos que pasaremos frente a nuestra pantalla, pues se muestra un plano general de la nave USG Ishimura mientras suena la clásica canción de “Campanitas del Lugar”. Al avanzar la canción, se van alternando una serie de fotogramas que nos muestran a los monstruos de Dead Space en plena acción mientras suena una estridente música. En fin, qué buen adelanto de todo lo que está por llegar.

Una vez que empecéis a jugar, os percataréis de los altos valores de producción que tiene este título pues, desde el primer vídeo, consigue que nos zambullamos de lleno en la ambientación que EA Redwood Shores ha creado para nosotros. Además, se aprecia un toque cinematográfico que le sienta muy bien, aunque esto es evidente dado que el género de los survival horror siempre ha utilizado técnicas de la gran pantalla para mantener el suspense y el agobio en los jugadores.

Primero os pondré en situación: estamos en un futuro no muy lejano. Los recursos de la Tierra se han agotado, pero el hombre ha conseguido triunfar en la carrera espacial y ha conseguido viajar a planetas lejanos en búsqueda de los recursos que necesitan. Por ello, se han creado una serie de naves gigantescas cuya labor es la de ir a extraer a diferentes planetas los materiales que necesitan. Una de estas naves será la USG Ishimura, que tiene capacidad para unas 1000 personas y que es de las más avanzadas que tienen los hombres, pero parece que ha habido un problema…

Toda esta aventura se inicia cuando vemos que una pequeña nave se dirige a la USG Ishimura para reparar la central de comunicaciones, pues ésta se estropeó días atrás. Lo más inquietante de todo era un mensaje que había llegado de dicha nave, en la que una chica llamada Nicole Brenan pedía ayuda desesperadamente. Esto preocupará mucho a nuestro protagonista, llamado Isaac Clarke, pues él tiene una relación muy especial con Nicole. Una vez que están aterrizando en la nave Ishimura, vemos que tienen una serie de problemas y su nave queda gravemente dañada. Por ello, los tripulantes decidirán salir para reparar los daños de las dos naves.

Como decía, controlaremos a Isaac Clarke, un ingeniero que va a arreglar los problemas que hayan surgido en la nave Ishimura, pero pronto se dará cuenta de que algo extraño está pasando allí. Así, nada más entrar en la Ishimura, tendremos el primer contacto con los Necromorfos, unos enemigos de los que no conoceremos el origen hasta que llevemos jugadas unas horas. No os lo desvelaré para no estropearos nada, pero sí os diré que hay situaciones muy tensas, momentos muy desagradables y secuencias geniales donde el temor aflorará en nuestro interior y no desaparecerá hasta que apaguemos nuestra consola al final de la sesión de juego. Puede parecer un tanto exagerado, pero es que no os imagináis lo bien que logra adentrarnos dentro de su mundo, como si nada más importase.


Jugabilidad

Dead Space es un survival horror diferente a los que hemos visto hasta el momento. Por una parte, parece utilizar la perspectiva de Resident Evil 4 (la cámara en tercera persona cercana del hombro del protagonista), por otra ofrece un contexto similar al que pudimos ver en el videojuego de The Thing (basado en la película La Cosa) y un desarrollo de acción único que lo distingue un poco de otros survival horror, pues se centra más en la acción que en la resolución de puzzles. Esto va unido a una gran cantidad de elementos novedosos que terminan por conformar un producto de muy alta calidad.

Lo primero de lo que hablaré es del sistema de control. Durante la demo que probé en el E3 de Los Angeles me surgió el temor de que el manejo fuese algo “duro”, pues a Isaac le costaba moverse. Parecía como si le pesaran los pies. Eso sí, este temor se disipó a los cinco minutos de juego, pues pude comprobar que Isaac corre que se las pela y que es capaz de moverse por los escenarios sin ningún tipo de problema. Puede que algunos echen de menos la opción de darse la vuelta rápidamente (opción que otros títulos como Resident Evil sí tiene), pero parece hecho a propósito para crear una mayor tensión, pues así siempre tendrás el temor de que algún enemigo te aceche por la espalda. Por lo demás, el resto de botones cumplen su función y no genera ningún tipo de problema. Además, el apuntado es sencillo y eficaz. Puede que al principio líe un poco la combinación de botones que atañe al L1, pues si le damos a la X recargaremos el arma, si la damos al círculo activaremos un poder, si le damos al cuadrado, otro poder, y si le damos al R1 dispararemos. Funciona muy bien, pero durante la primera hora de juego puede dar lugar a pequeñas confusiones.

Es el momento de hablar de Isaac Clarke y sus diferentes habilidades. Éste llevará un traje especial, llamado DRI, que nos permitirá movernos por los escenarios con mucha mayor libertad, pues podremos ir con él a las zonas de gravedad cero (pues las botas nos mantiene bien pegados al suelo) o a zonas del espacio exterior donde no hay oxígeno (pues el traje tiene incorporado una reserva de aire que nos permitirá respirar durante un breve espacio de tiempo). Por si esto fuese poco, el traje nos permite conocer la salud que le queda a Isaac (atrás se ve cuánta vida le queda).

Me extenderé un poco más en hablar de estas fases de gravedad cero, pues los chicos de EA Redwood Shores han trabajado duro para recrear con éxito las condiciones que se darían en gravedad cero. Así pues, podremos caminar por paredes o techos, pero lo mejor de todo es arrojar un objeto al aire y ver cómo se mueve constantemente pero sin perder la velocidad en ningún momento. Es uno de los aciertos de Dead Space y que jugará un papel muy importante hacia el final de la aventura, pues habrá secciones muy interesantes que lo aprovecharán.

Volviendo a las habilidades que Isaac tendrá, comentar que sus mejores “poderes” serán los módulos cinético y de estabilización, que nos permiten utilizar ciertas habilidades. Así, el módulo de estabilización nos permite ralentizar algún elemento del escenario para tener algo de ventaja. Esto puede ser una puerta que se abre y se cierra muy deprisa (y que nos cortaría si intentáramos pasar a la brava) o un enemigo que venga hacia nosotros desbocado (lo cual nos daría la oportunidad para apuntar bien y matarlo sin apuros).

Por otra parte, el módulo cinético nos permite mover grandes objetos del escenario para salvar ciertos desniveles, desescombrar ciertas partes del escenario o, incluso, para lanzar objetos contundentes (o explosivos) contra nuestros enemigos. Viene a ser como el plásmido de la Telequinesia que hay en BioShock.

Eso sí, Isaac necesitará mucho más que estas habilidades para derrotar a los Necromorfos, pues son unos enemigos temibles, muy fuertes y veloces. Para ello, Isaac cuenta con un reducido pero potente catálogo de armas. Me gustaría detenerme hablando de la primera que nos encontraremos, el cortador de plasma. Este arma, hecha para partir ciertas rocas de la tierra, tiene tres haces de luz que sirven como retícula de apuntado y que forman una línea recta. Su principal función es la de desmembrar a los enemigos, pues, como bien nos explica el juego durante los primeros compases, los enemigos de Dead Space son especialmente duros pero tienen un punto débil, las extremidades, pues sin ellas mueren fácilmente. Por ello, tendremos que amputar lo más rápido posible las piernas o brazos que tengan. Para esto, el cortador de plasma es genial, pues con cada disparo podremos acabar con una de las piernas de ese Necromorfo que viene corriendo hacia nosotros. Además, la posición de los tres rayos láser que tiene este arma pueden colocarse tanto horizontal como verticalmente, lo cual nos da la ventaja de poder cortar todo tipo de extremidades.

Las demás armas vienen a rellenar las necesidades de Isaac, entre las que está el cañón lineal (que ofrece también tres haces de luz), un arma mucho más potente que el cortador de plasma y que ofrece un disparo secundario muy efectivo. También está el rifle de impulsos (que también tiene un disparo muy potente), el rayo de contacto o el lanzallamas. En fin, que Dead Space no ofrecerá un amplio arsenal, pero es más que suficiente e interesante como para encargarnos de todos los enemigos que salgan a nuestro paso.

Por otra parte, Isaac Clarke no será ningún inútil en el combate cuerpo a cuerpo, aunque está en clara desventaja con respecto a los Necromorfos. Así, sólo utilizará estos golpes para conseguir distanciar a un enemigo que se le haya echado encima o para rematar a otro que se arrastre moribundo por el suelo. Las animaciones están bastante conseguidas pero, tras verlas varias veces, llegaremos a la conclusión de que son un tanto robóticas. Eso sí, no es un problema grave ni mucho menos.

Momento ahora para hablar de otro de los elementos más atractivos de Dead Space, la posibilidad de mejora del traje y las armas. Como ya sabéis, Isaac es ingeniero y esta condición le permitirá mejorar partes de su traje o de las armas para conseguir una mayor ventaja frente a sus enemigos. Así, a lo largo de la aventura nos encontraremos con una serie de puestos de mejoras donde podrá invertir los nodos de energía que consiga por los escenarios para mejorar la capacidad de los cargadores o disminuir el tiempo de recarga de las armas, aumentar la resistencia del traje o el tiempo que pueda estar sin oxígeno, aumentar el tiempo del módulo de estabilización, etc. Para ello, cada parte que se pueda mejorar tendrá un esquema sobre el que colocar los nodos, para ir así ganando dichas mejoras. Hay veces que los huecos donde debemos colocar los nodos no reportan mejoras, pero merece la pena invertirlos para las futuras mejoras.

También es cierto que hay muchos elementos por mejorar y muy pocos nodos de energía en Dead Space, así que más nos vale especializarnos en algún arma, traje o módulo para que así Isaac tenga algún valor seguro con el que afrontar el resto de la aventura, aunque también podemos crear a un personaje equilibrado que no se especialice en nada en especial.

A lo largo de la aventura también nos encontraremos con diferentes accesos al almacén por medio de un ordenador. Éste nos permitirá comprar diferentes armas, municiones o accesorios que nos vendrán de fábula más adelante. Para comprar dichos objetos, bastará con gastar los créditos que hay desperdigados por cualquier recoveco del escenario (o que los enemigos dejan al caer). También podremos vender los objetos que nos sobren o utilizar el baúl que incorpora para guardar los objetos que ya no nos quepan dentro del inventario.

Al contrario de lo que ocurre en otros survival horror, en Dead Space veremos que la munición no escaseará durante los primeros compases del juego. Parece estudiado para gastar la munición necesaria en cada uno, pues si fallamos más tiros de la cuenta o nos dedicamos a desperdiciar la munición, lo podremos llegar a pasar mal. Eso sí, bastará con derrotar a unos cuantos enemigos para ver cómo recuperamos esa munición, ya que casi siempre dejan caer algo que podemos aprovechar (ya sea botiquines, créditos o munición).

Es la hora ya de centrarme en los enemigos, que son, junto a Isaac, los verdaderos protagonistas de esta aventura. Hay Necromorfos de muchos y muy diferentes tipos. Los hay que sólo nos harán daño en combate cuerpo a cuerpo, otros que nos lanzan ataques a distancia,… pero, en general, nos dejan la sensación de que todos ellos son extremadamente peligrosos. Así, cuentan con un diseño espeluznante y una fuerza increíble. Los primeros que nos encontraremos son los que tienen una forma más “humana” y destacarán por una velocidad endiablada que aprovecharán para echarse encima de nosotros a la mínima. Si nos consiguen enganchar, tendremos que pulsar el botón X repetidamente para soltarnos, pero la verdad es que no suponen un reto muy elevado.

Con el paso del tiempo nos encontraremos con unos Necromorfos de dimensiones imponentes y muy difíciles de batir. Así, habrá incluso algún que otro combate con algún jefe final que nos llevará bastante tiempo. Para lo más complicados tendremos que utilizar todas nuestras técnicas y seguir una serie de pasos para ir acabando con ellos. Por ejemplo, hay uno especialmente rápido que no dudará en embestirnos al vernos, con lo que tendremos que ralentizar la acción, dispararle con el cañón lineal para detenerlo, cortarle parte de una extremidad y aprovechar cuando no se cubra con su coraza para quemarlo un poco con nuestro lanzallamas.

Otro factor que añade aún más interés a Dead Space es la ausencia del HUD. Esto hace que la pantalla aparezca mucho más limpia, pues no hay elementos visuales que distraigan a nuestra vista de los escenarios del Ishimura. Así, el número de disparos que nos queda en el cargador aparecerá reflejado por medio de un holograma en nuestra arma, conoceremos la vida que le queda a Isaac por el indicador visual que tiene en su espalda o conocer el nivel de carga del módulo de estabilización porque también aparece en su espalda.

Además de esto, también veremos el inventario como si de un holograma se tratase, teniendo que escoger los diferentes objetos que queramos en tiempo real, sin que podamos detener la acción para escoger un objeto. Esto hace que los enemigos puedan atacarnos mientras consultamos el inventario, los objetos que nos quedan por completar, los registros sonoros (grabaciones de audio), de vídeo o de texto. Así pues, no tengo más que palabras buenas sobre el genial sistema de inventario y menú que tiene Dead Space, pues ni durante la consulta a los menús podremos descansar del peligro de los Necromorfos.

Ya por último, comentar que la aventura os llevará un buen puñado de horas, ya que es fácil que superéis las 12 horas de juego en Dead Space (aunque todo depende de cómo investiguéis los diferentes escenarios). Por otra parte, puede que los diferentes episodios que tiene hagan ver una estructura de juego un tanto repetitiva (veremos cómo se repiten varios objetivos a lo largo de la aventura), pero cada vez que nos enfrentemos a un Necromorfo nuevo se nos olvidará que estamos frente a un juego tan “compartimentado” como éste. Así pues, no temáis porque sea repetitivo, pues consigue un desarrollo muy divertido y bastante variado.

Gráficos

El apartado gráfico de Dead Space es sencillamente genial, pero lo mejor de todo resulta ser la cuidada ambientación y la rápida inmersión que consigue, pues nada más coger el mando nos enfrascaremos en la aventura.

Buena parte del éxito de la ambientación se debe a la representación por holograma de nuestro inventario o del nivel de vida en la parte trasera del traje de nuestro protagonista. Así, la pantalla queda muy limpia, sin elementos “decorativos” que nos distraigan de lo verdaderamente importante: los escenarios de la USG Ishimura y los Necromorfos que caminan por ella.

Es momento de hablar del genial diseño de estos bichejos, pues cuentan con una carga poligonal bastante elevada, unos movimientos muy conseguidos (algunos dan mucha grima) y un detalle en las texturas bastante elevado. Además, para completar un apartado gráfico redondo, también veremos como Isaac Clarke cuenta con un diseño impresionante, donde el traje luce muy bien y sus movimientos son más que correctos.

Por otra parte, los escenarios son de una gran calidad, habiendo muchos elementos decorativos con los que interactuar.

Otro de los elementos más llamativos es el motor de física, sobre todo en las fases de gravedad cero. Por otra parte, cuando nos carguemos a un enemigo y pasemos cerca de él, lo arrastraremos con nosotros, lo cual da la sensación de que pesan muy poco… a diferencia de la sensación de pesados que dan cuando están vivos.

Ya por último, hablar sobre los efectos gráficos, que son realmente buenos y que ayudan a conformar un apartado casi redondo.


Música/Sonido

Es el mejor apartado de Dead Space. De esto no tengo duda, ni la tenía desde que lo vi en el E3 de este año. Así pues, cuenta con una tecnología de sonido brutal, donde los quejidos de la estructura dañada de la nave, los mensajes por radio repetidos como si fueran un bucle y los alaridos de los enemigos coparán la atención. Además, no os podéis imaginar la inmersión que se consigue gracias al silencio sepulcral que reina al entrar en una habitación y la explosión de sonido que se genera cuando los Necromorfos irrumpen en ésta. Entonces será el momento en el que la banda sonora aparecerá, con una orquestación sumamente agitada que hace que nuestros niveles de adrenalina se disparen hasta elevadas cotas, mientras esperamos la llegada de ese enemigo al que ya escuchamos… pero todavía no vemos. En fin, que no os podéis imaginar el gran trabajo que hacen los efectos de sonido para lograr “acongojarnos” más de lo que estábamos o más de lo que consiguen los enemigos y sus espeluznantes diseños.

Por otra parte, tendremos a nuestra disposición un buen doblaje al castellano, que consigue captar con éxito los sentimientos de cada uno de los personajes que habla. Eso sí, a pesar de ser un doblaje muy bueno, se ve ensombrecido por los majestuosos efectos de sonido que os mantendrán en vilo, incluso una vez apagada la consola.

Ah, y la canción de “Campanitas del Lugar” en la introducción es para quitarse el sombrero. Nunca una canción tan inocente había ofrecido tal nivel de desasosiego.


Edición Española

Dead Space cuenta con una edición española muy buena pues, además de traducir todos los textos de pantalla y el manual, cuenta con unas voces de calidad más que notable. De hecho, es posible que reconozcáis algunas de las voces de los actores del doblaje, pues aparecen mucho en las diferentes películas o series americanas. Eso sí, si queréis escuchar bien los diferentes registros sonoros, procurad no moveros mucho de donde estáis pues, si nos encontramos con algún enemigo, resulta complicado oír dichos registros.


Conclusión

Dead Space es una aventura terrorífica que deberían de probar todos los jugadores (salvo que le tengas pánico al terror). Lo mejor de todo es que no se conforma con hacernos pasar miedo, sino que incorpora una gran cantidad de elementos que ayudan a conformar un auténtico juegazo. Uno de los juegos del año.


Lo mejor: Las enormes posibilidades que Isaac tendrá a lo largo de toda la aventura (módulos, armas, mejoras, etc.). Gráficamente es de sobresaliente, pero el audio es sencillamente espectacular. El hecho de que tengamos que cortar extremidades para acabar con los Necromorfos, que resultan ser unos enemigos muy interesantes y peligrosos. Las fases de gravedad cero y del espacio exterior.

Lo peor: El combate cuerpo a cuerpo es mejorable. Algunos objetivos de las misiones se repiten.


Historia: 9
Gráficos: 9
Música/Sonido: 10
Jugabilidad: 9
Edición Española: 8
Multijugador: --

 

 

Alternativas:
  • Bioshock
  • Resident Evil 5 (próximamente)






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=