www.thetermis_clan.es.tl
  Far Cry 2
 

 
 

 publicado el 30-10-2008
Tipo de artículo: Análisis
Sistema: PLAY 3
 

 

África, el continente más castigado del mundo, azotado por la hambruna, pobreza, enfermedades crónicas que devastan pueblos enteros, guerras entre clanes amparadas por diversas potencias mundiales y un sinfín de vicisitudes hacen que se convierta en el marco incomparable del nuevo y prometedor título de Ubisoft.


Guerra, sangre y sol

Los chicos de Ubisoft Montreal llevan cuatro años desarrollando un título ambicioso que pretende sentar un nuevo referente en el género de los shooters en consola, no lo parece. No se me malinterprete, el juego atesora calidad, pero poco o nada se sabía de éste hasta hace unos cuantos meses. Cosa rara en una industria como la nuestra, en la que el hype reina sobre todas y cada una de las grandes superproducciones.

Far Cry 2 recoge el testigo del juego desarrollado hace ya 4 años por Crytek, la compañía alemana detrás de Crysis. No es una secuela al uso, de hecho sólo tiene en común el nombre, pues argumento, protagonista y localización donde se desarrolla la historia nada tienen que ver con su predecesor, aunque queda claro que Ubisoft hace uso del nombre Far Cry de forma completamente comercial de cara a que los jugadores que jugaron a la anterior entrega identifiquen la marca.

En Far Cry 2 encarnaremos a uno de los 7 mercenarios que deberemos elegir al principio de nuestra aventura. No es una elección gratuita, pues influirá en cierto modo en nuestros contactos iniciales, alguna misiones secundarias y en cómo nos traten algunos PNJs. El elenco de personajes es ciertamente variado, teniendo todos como denominador común el hecho de que, finalmente, han acabado involucrados en situaciones claramente ilegales.

Nuestra misión es sencilla, deberemos acabar con “El Chacal”, un legendario traficante de armas que se aprovecha de los conflictos entre las diversas facciones para proveerlas de armas y sacar beneficios en este lucrativo negocio. Sólo conoceremos su alias y que se encuentra en estos momentos en un país africano (ficticio, aunque los chicos de Ubisoft Montreal se han inspirado en Kenia) azotado por una guerra civil entre dos facciones. En estos momentos, la guerra aún no ha estallado a gran escala, pero una figura desestabilizadora como la de “El Chacal” es un acicate peligroso. No sabemos su localización exacta, cómo le demos caza y cómo acabemos con él es cosa nuestra.


GPS, coches y armas

La tarea parece sencilla, pero no lo es. Nos encontraremos en un país desconocido, nada pequeño (50 KM2), rodeados de gente que tiene más ganas de meternos plomo en el estómago que de entablar una conversación pacífica y, para colmo de todos los males, hemos contraído la malaria, uno de los males que aquejan a este vasto continente.

Los primeros compases dentro del mundo de Far Cry 2 son espectaculares, todo lo veremos en una vista en primera persona, al uso en todo FPS que se precie, pero con la característica especial de que todos los movimientos que realicemos contarán con su acción contextual, haciéndonos sentir de verdad que nos encontramos dentro del pellejo de nuestro avatar, ya sea subiendo a un jeep, abriendo una puerta, accediendo al mapa, aguantando estoicamente un cacheo y un largo etcétera. Un punto a favor de la inmersión.

Como decía, todo comienza de forma espectacular y agobiante, pues después de una secuencia introductoria, que nos muestra que no somos nada más que un mosquito en un mundo abierto, descubriremos que hemos contraído la malaria, una enfermedad presente en nuestro cuerpo gran parte del desarrollo del juego, que nos jugará malas pasadas en los momentos menos oportunos, haciendo que nos mareemos si corremos mucho, se nos nuble la visión e, incluso, perdamos el conocimiento si no tomamos las pastillas. Pastillas que, por cierto, no son infinitas, sino que nos obligarán a estar atentos a cuántas nos quedan, para así recurrir a nuestro traficante favorito para que nos aprovisione. Lejos de ser una carga, un castigo al jugador, es una forma de mostrarnos aún más si cabe vulnerable, haciendo que estemos siempre alerta y no hagamos sobreesfuerzos, pues en cualquier momento nos sobrevendrá un ataque de malaria.

Las primeras 2 horas del juego son un tutorial encubierto, en el que se nos mostrarán los rudimentos básicos del juego. No es un tutorial al uso, sino que siempre tendremos la posibilidad de ir a dónde queramos, aunque se nota que en estas 2 horas el mundo, más que ser un mundo abierto, nos lleva por unos pasillos bastante limitados. De todos modos, es un tutorial muy ameno que da cierta libertad al jugador.

Far Cry 2 parte de una premisa sencilla, FPS libre. En todo momento el jugador elegirá qué hacer, dónde ir, con quién hablar y cómo afrontar las distintas situaciones que se le plantean. Si bien estas ideas ya son bastante conocidas por los jugadores que venimos del PC, pues Crysis y, sobre todo, el genial S.T.A.L.K.E.R. son sus máximos exponentes, en consolas no hay nada igual.

Las personas que nos darán misiones serán desde gente de los dos bandos en liza, ya sean del UFLL o APR, hasta nuestros propios contactos en forma de colegas, traficantes clandestinos, vendedores de armas, etc. Por lo que el abanico de misiones, tanto principales como secundarias, es más que amplio. Los contactos los iremos conociendo según avancemos por el extenso mapa del juego, muchos son colegas de “profesión” y otros son gente tan variopinta como un periodista o un cura. Estos colegas son tan necesarios como el agua para vivir, ya que nos ayudarán cuando lo creamos necesario en alguna misión o aparecerán en el momento menos pensado para salvarnos el pellejo y, en otras ocasiones, nos propondrán misiones secundarias jugosas. Estos colegas nuestros pueden morir, por lo que es nuestro deber protegerlos si queremos que sigan con vida ya que, si mueren, no se acaba el juego pero su línea argumental desaparece.

Cada vez que realicemos un encargo se nos pagará, pero no con dinero, aquí la única moneda que se acepta son los diamantes, y todas nuestras misiones serán pagadas con esta preciosa y valiosa piedra. Algunos clientes pagan por anticipado, por lo que evita fastidiarla a menos que decidas hacerlo de forma consciente, pues muchas veces, poco tiempo después de aceptar un encargo, alguno de nuestros colegas nos llamará ofreciéndonos más información sobre dicha tarea y en muchos casos proponiéndonos una solución alternativa. A quién decidamos ayudar es ya cosa nuestra y, por supuesto, tendrá consecuencias.

El desplazamiento por tan amplio mapeado podemos hacerlo de varias maneras distintas, andando, en jeep u otro coche o en autobús. La forma más segura de hacerlo es en autobús, pues nos ahorra tiempo y posibles disgustos con forma de puestos enemigos, aunque la forma que más utilizaremos será la del jeep, porque nos permite acceder a sitio a los cuales no se puede llegar de otra forma y por el componente de exploración y libertad que nos permite, sin contar que es la única manera de encontrar los 221 maletines con diamantes que hay dispersos por todo el mapeado. La conducción de los vehículos se hará siempre en primera persona, contaremos con un GPS que nos indicará por dónde ir pero, si no lo vemos claro, en cualquier momento podremos acceder al mapa para tener una perspectiva más amplia. Todos los vehículos son iguales en cuanto a términos de conducción, no se busca una simulación realista y es algo más bien arcade, sencillo y directo. Esto no significa que sean vehículos indestructibles, ni mucho menos, son más frágiles de lo que pensamos, bastan un par de ráfagas bien dadas para que el coche eche humo y no sea un refugio seguro. Pero no todo es malo, porque si te has encariñado de tú jeep, puedes repararlo y dejarlo como nuevo, listo para el siguiente combate.

Y hablemos de combate. Éste es uno de los apartados del juego que más contrastes presenta, por un lado tiene cosas realmente brillantes y, por otro, otras realmente decepcionantes. El modo de combate es el típico, ya conocidos por todos, con la particularidad de que no se realiza en entornos cerrados, sino que se da en lugares amplios, abriendo un gran abanico de posibilidades para que el jugador decida afrontarlo según le convenga, le salga en gana y según el tipo de armamento de que disponga.

Contaremos con un arsenal realmente variado: pistolas, escopetas, rifles de precisión, bazukas, bombas, granadas, cócteles molotov y un largo etcétera. No todas estas armas se encontrarán disponibles desde un principio, sino que deberemos encontrarlas o, en su defecto, ayudar a alguno de los comerciantes de armas para que se desbloqueen y sean accesibles. La recreación de las armas es correcta, con un comportamiento realista a grosso modo, aunque no hay diferencias entre distintos tipos de modelos de armas que pertenecen a la misma rama. El combate es frenético y espectacular cuando se desata, pero llega a ser cansino y frustrante.

Es cansino porque casi no hay grandes parones entre tiroteo y tiroteo, estamos ante un shooter, pero es demasiado continuado y apenas nos da tiempo a reponernos, pertrecharnos y arreglar el coche, en seguida estamos repartiendo tiros, llegando a saturar. Además, posee varios momentos anticlimáticos como son, por ejemplo, que acabes con un puesto de guardia, realices tú misión y a la vuelta, al de cinco minutos, ese puesto vuelva a estar completamente operativo, restando realismo e inmersión. Se podría haber optado por otra fórmula, ya que títulos similares ofrecen varias soluciones, como que veas llegar los refuerzos, dándote pie a preparar una emboscada, o que te los encuentres a mitad de camino, siendo sorpresa para ambos. Y es frustrante porque, a pesar de que se nos prometía una IA avanzadísima, hemos encontrado fallos flagrantes; por un lado, son muchas las veces en las que un enemigo permanece impasible cuando asesinamos a algún camarada o muchas las veces en que los enemigos no se cubren o nos atacan como kamikazes. Es lógico que se lancen con el coche para atropellarnos, pero no es lógico que lo estrellen contra una casa en la que estamos cubiertos y, por otro lado, se hizo hincapié en que las diferentes condiciones climatológicas afectarían tanto al jugador como a la IA, siendo ésta una afirmación claramente soberbia pues, a pesar de realizar una misión en la más absoluta de las oscuridades, los enemigos nos detectan SIEMPRE, a pesar de ir agachados y muy lentamente, buscando un flanco o una posición para nuestro rifle de francotirador, sin tener en cuenta que la IA cuenta con un sistema de puntería inmejorable, acertándonos casi siempre, a pesar de encontrarnos en movimiento o escondidos. Además, hay que reseñar que el sistema utilizado para indicarnos por dónde nos disparan no es muy eficaz. La IA también recurre a pequeñas trampas, presentes en muchos juegos, pero que en este caso no son para nada sutiles: si realizamos alguna acción que no estaba presente en los parámetros programados, la inteligencia omite dicha acción, haciendo como que no ha pasado nada, incluso “respawnea” objetos y armas delante de nuestras narices sin ningún pudor de forma totalmente irreal y anticlimática.

Sí que tiene momentos gloriosos, como es la recreación del fuego. Nunca se ha visto un fuego que actué de forma tan realista y que influya tanto en la jugabilidad. Además, debido al comportamiento aleatorio del viento, el fuego puede ser nuestro aliado pero también nuestra perdición. Una pena que los enemigos no lo usen nunca en nuestra contra.

Far Cry 2 para nada es un juego corto y realizar sólo las misiones principales nos llevará unas 30 horas de juego. Si ya nos encargamos de realizar alguna que otra secundaria, se nos va hasta las 50 horas perfectamente. Completar el juego al 100% serán 100 horas.


Selva, sabana y desierto

Técnicamente, el juego se muestra imponente, pocos juego de videoconsola cuentan con un motor gráfico tan potente. La recreación de los entornos es genial, aunque peca, evidentemente, de repetitiva. La paleta de colores, como era de esperar, contará con tonos amarillos, verdes y ocres, dotando de realismo a los entornos, siendo estos realmente creíbles. Las texturas por lo general rozan un nivel más que notable, aunque es cierto que, para no cargar al juego y hacer que se resienta el framerate, muchas texturas son muy planas y simples.

Los personajes secundarios son, en su gran mayoría, un calco unos de otros, pero los principales se encuentran correctamente detallados, aunque una mayor variedad en las animaciones no les vendría mal.

A nivel de efectos gráficos, nos encontramos con un trabajo muy bueno en temas de iluminación, siendo ésta en tiempo real y muy creíble, el fuego luce, nunca mejor dicho, en todo su esplendor, pero, en cambio, a las explosiones les falta espectacularidad.

El problema llega cuando hablamos de errores gráficos, ya que el clipping es exagerado, encontrando enemigos encallados en troncos de árboles sin poder salir, coches que traspasan casas etc. El popping también hace acto de aparición, pero no es tan acusado como el clipping.


Música de guerra

A nivel sonoro, el juego es sobresaliente, con una recreación realista de los sonidos de las armas y de los entornos, sin destacar negativamente en ningún aspecto, siendo el sonido del crepitar del fuego lo más notable y trabajado.

La música pasa desapercibida, pudiendo ser desactivada, hará acto de presencia en momentos clave, pero no molestará. De hecho, ni nos percataremos si está o no sonando.


Edición Española

Far Cry 2 llega completamente traducido al castellano, con textos y voces en nuestro idioma. El doblaje sigue la estela que están dejando las últimas grandes superproducciones, por lo que no hay nada que achacar, sino más bien hay mucho que felicitar.


Conclusión

Far Cry 2 es un juego notable de acción y una aproximación perfecta del mundo de los FPS sandbox a consolas. Agradará a los amantes de los buenos juegos de acción, ya que posee un argumento muy bien narrado e interesante y grandes dosis de acción, además de incontables horas de juego y múltiples misiones y decisiones. Pero falla en su ejecución, con una IA inestable y tramposa, momentos realmente poco realistas y defectos gráficos muy criticables.

Lo mejor: La recreación del fuego es soberbia, es largo muy largo, la cantidad y variedad de misiones, ver amanecer en el desierto, doblaje de película.

Lo peor: La IA, no es cierto todo lo que nos prometieron, el clipping y el popping, puede hacerse muy repetitivo a medio plazo.


Historia: 8
Gráficos: 8
Música/Sonido: 8
Jugabilidad: 9
Multijugador: 7
Edición Española: 8

 

 


Alternativas:






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=